Aspectos a analizar en el IRPF antes de final de año

Ante la proximidad del cierre del ejercicio 2018, remitimos una breve nota en la que se mencionan algunas de las actuaciones que pueden rebajar la liquidación de su próxima declaración del IRPF 2018.

En cualquier caso este mensaje no constituye ningún asesoramiento legal concreto, sino que es meramente informativo.

Se puede reducir la Base Imponible del IRPF en las aportaciones a planes de pensiones, a planes de previsión social empresarial, a planes de previsión asegurados, a las mutualidades de previsión social y, a las primas satisfechas a seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o gran dependencia, con el límite máximo conjunto deducible de la menor de las siguientes cantidades:

-  8.000 € anuales

- el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio, independientemente de la edad.

Se puede también reducir la Base Imponible del IRPF en las aportaciones realizadas a los sistemas de previsión social del cónyuge con el límite máximo de 2.500 € anuales, cuando dicho cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas o los obtenga en cuantía inferior a 8.000 € anuales.

Los contribuyentes mayores de 65 años podrán excluir de gravamen las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de elementos patrimoniales, siempre que el importe (total o parcial) obtenido por la transmisión se destine en el plazo de seis meses a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor, con el límite de 240.000 €.

Los mayores de 65 años que transmitan su vivienda habitual estarán exentos de tributación en IRPF por la ganancia patrimonial que obtengan.

Podrán aplicar una reducción del 60% del rendimiento neto obtenido los arrendadores de vivienda.

Podrán compensarse las pérdidas patrimoniales con las ganancias patrimoniales generadas durante el ejercicio. Si las pérdidas patrimoniales exceden de las ganancias patrimoniales, un 25% del exceso podrá compensarse con otras rentas generadas en la Base Imponible del ahorro. También cabe analizar si hay pérdidas patrimoniales pendientes de aplicar de ejercicios anteriores.

Estará exenta de IRPF la prestación por maternidad o por paternidad recibida.

Se podrá reducir la ganancia patrimonial obtenida por la transmisión de un bien adquirido antes del 31 de diciembre de 1994, aplicando los coeficientes de abatimiento que establece la normativa.

Se pueden realizar traspasos entre fondos de inversión sin tributar, difiriendo el pago de impuestos hasta el reembolso definitivo.

Si la empresa abona un seguro médico a un empleado, éste estará exento de IRPF con el límite anual de 500€.  También se puede extender la cobertura a su cónyuge e hijos, pudiéndose beneficiar de una exención de hasta 500 € para cada una de las personas aseguradas; y si alguno de los miembros de la familia es discapacitado, la renta en especie que no tributa se amplía a 1.500 € por cada uno de ellos.

Los autónomos que afecten parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, pueden deducirse los gastos por suministros (tales como agua, gas, electricidad, telefónica e internet) en la cuantía que resulte de aplicar el 30 por ciento de la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior

Los autónomos podrán deducir para la determinación del rendimiento neto de la actividad económica en estimación directa los gastos de manutención que cumplan los siguientes requisitos:

- Ser gastos del propio contribuyente.

- Realizarse en el desarrollo de la actividad económica.

- Producirse en establecimientos de restauración y hostelería.

- Abonarse utilizando cualquier medio electrónico de pago.

El importe deducible por este concepto tendrá como límite diario las mismas cuantías que para gastos de manutención se establecen para trabajadores por cuenta ajena en el Reglamento del IRPF, esto es, con carácter general, 26,67 euros diarios si el gasto se produce en España o 48,08 euros si es en extranjero, cantidades que, a su vez, se duplican si además como consecuencia del desplazamiento se pernocta. Ahora bien, las cuantías anteriores se refieren a cuantías máximas exceptuadas de gravamen, por tanto, si el gasto real fuese inferior, quedaría únicamente exceptuado de gravamen dicho importe, sin llegar a la cuantía máxima establecida.

Los autónomos que determinen el rendimiento neto en estimación directa, podrán también deducirse las primas de seguro de enfermedad satisfechas en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él, con el límite máximo de 500€ por cada una de las personas señaladas anteriormente o de 1.500 € por cada una de ellas con discapacidad.

La amortización anticipada de la hipoteca o préstamo destinado a la adquisición de la vivienda habitual también es deducible con ciertas limitaciones, siempre y cuando se tenga derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual.

Pueden aplicarse deducciones por donativos y otras aportaciones a las entidades sin fines lucrativos, como ONG, fundaciones, asociaciones declaradas de utilizada pública.

También puede aplicarse una deducción en la cuota un 30% de la inversión o suscripción de acciones o participaciones, en empresa de nueva o reciente creación, cumpliendo determinados requisitos y límites.